jueves, 29 de noviembre de 2012

Consecuencias que trae el sedentarismo



Consecuencias del sedentarismo



Las principales consecuencias del sedentarismo son:
1) Sobrepeso y obesidad: el ejercicio físico, o al menos mantenerse físicamente activo, es sumamente útil a la hora de prevenir el sobrepeso y la obesidad, dado que ayuda a que nuestro organismo queme aquellas calorías que no necesita. Por tanto, cuando una persona no es activa, lo habitual es que ingiera más calorías de las que su cuerpo en realidad termina por consumir, con el consecuente aumento de peso corporal.
Si necesitas perder peso, la dieta será el pilar fundamental en tu tratamiento pero necesitarás mantenerte activo para aumentar tu tasa metabólica y preservar tu mama muscular.
2) Propensión a padecer determinadas enfermedades: esa falta de actividad física también aumenta el riesgo de sufrir determinadas enfermedades cardiovasculares y coronarias igualmente relacionadas con el aumento de peso. Destacan sobretodo la diabetes, la hipertensión arterial y los ataques cardíacos.
3) Dolores articulares y contracturas: debido al exceso de peso y a la pérdida de masa muscular y fuerza, el sedentarismo tiende a causar a su vez estas dolencias fundamentalmente en la espalda y en la cintura.
4) Estado de ánimo bajo: si bien es cierto que el ejercicio físico ayuda a aumentar nuestro estado de ánimo y nuestra autoestima, es obvio pensar que, con el sedentarismo, ocurre prácticamente lo contrario.
En resumen, el sedentarismo tiene consecuencias serias para nuestra salud, dado que la falta de actividad física merma nuestra esperanza de vida de manera considerable aumentando la tasa de morbi-mortalidad asociada.
Al igual que otros factores, el sedentarismo es un factor de riesgo modificable, lo que significa que la adopción de un estilo de vida que incluya la práctica de ejercicio físico interviene en la mejora de la salud de la persona sedentaria.
En este sentido, hay un aspecto fundamental que es la prevención en la infancia.
Los niños de hoy en día tienen peores hábitos de alimentación, ejercicio físico y ocio. La práctica deportiva se suele reducir a las horas que imparten en las clases de gimnasia en los colegios mientras que el ordenador, los videojuegos y la TV se convierten en sus principales vías de entretenimiento.
Educar a los más pequeños en la necesidad de tener una vida activa, con ejercicio moderado y actividades al aire libre es el único método para ayudarles a convertirse en adultos sanos.
Dado que nosotros ya no podemos convertirnos “por arte de magia” en niños y aprender desde pequeños la importancia de mantenernos activos, debemos cambiar en la medida de lo posible nuestra actividad diaria

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada